LA CRISIS DEL TRABAJO DEL CUIDADO FRENTE A LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

trabajo del cuidadoEl siguiente es un artículo de opinión que se publica en el marco de la convocatoria hecha a quienes siguen nuestra página por redes sociales. La invitación se hizo con el fin de estimular que las personas hicieran sus aportes para quienes están en cuarentena y de esta manera poderla sobrellevar mejor, generar debates, ampliar conocimientos o puntos de vista, y en pocas palabras seguir haciendo activismo político en pro de la equidad de género.

Agradecemos a todas las personas que enviaron sus colaboraciones, las cuales seguirán siendo publicadas diariamente. Las observaciones, opiniones y preguntas que susciten los escritos, pueden ser comentadas a sus autoras/es en nuestras redes sociales.

Quienes quieran enviar colaboraciones pueden hacerlo al correo: [email protected] Las mismas deberán estar acordes a los contenidos de la página y contar con una extensión de entre mínimo 600 palabras y máximo 1200. Una vez evaluadas, aquellas que sean aprobadas serán difundidas en esta página de forma gratuita.

También te puede interesar DESCARGA TRES LIBROS SOBRE EL MOVIMIENTO FEMINISTA LATINOAMERICANO 

María Eugenia Miranda*

Esta pandemia está dejando en absoluta evidencia que cuando el Estado no está presente para dar solución a problemas sociales básicos para la vida. Somos las personas quiénes debemos hacernos cargo de estos en forma individual y privada. Pero no todas las personas por igual, sino, quienes estamos al final de la cadena sosteniendo todo el peso de la sociedad: las mujeres.

Las mujeres estamos ubicadas en el último lugar de la Sociedad, a través del trabajo doméstico y de cuidado que proveemos cada día a nuestras familias y con el cual sostenemos la vida. Somos el reverso de un sistema económico capitalista y en su versión más extrema neoliberal, que nos invisibiliza y nos deja expuestas a la más cruel anulación.

El trabajo que realizamos las mujeres no existe. Ni si quiera es llamado trabajo. ¿Quién podría vivir sin tener resuelto las necesidades domésticas y de cuidado? ¿Quién podría salir a trabajar sin contar con alimentos o ropa limpia y planchada? ¿Qué padre podría dedicar tiempo completo a trabajar sin contar con una mujer que sostenga el hogar y mantenga a los niños y niñas comidos, bañados y educados?

También te puede interesar DESCARGA GRATIS 15 LIBROS FEMINISTAS

Cuando los colegios o escuelas cierran, somos las mujeres y sobre todo las más pobres, quienes debemos hacernos cargo de cuidar y actualmente, además, ¡enseñar a nuestros niños y niñas en las casas!, sin abandonar por supuesto nuestras responsabilidades y obligaciones normales.

El trabajo del cuidado pone de manifiesto la precariedad de nuestro Estado, que ha sido incapaz de generar políticas públicas eficaces de corresponsabilidad y nos recuerda una y otra vez lo débil que es nuestra democracia. Porque no se puede llamar democracia a la desigualdad estructural a la que estamos expuestas todas las mujeres.

*Chilena, 44 años, Psicóloga, Magister en Igualdad, Fundadora Fundación Equs, Mamá de Lucas de 9 años.

Si deseas conocer más sobre equidad de género, te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales FacebookInstagramTwitter, y a suscribirte a nuestro canal de Youtube en el que pronto tendremos nuevas sorpresas.

Autor entrada: EGAL